Discapacidad visual, tránsito y accesibilidad en las calles

Discapacidad visual, tránsito y accesibilidad en las calles

En esta oportunidad, pensamos en la accesibilidad de nuestra ciudad para personas con discapacidad visual dado que se han registrado varios incidentes con conductores que no han respetado los derechos de personas ciegas o con baja visión y han arrollado sus bastones guías cuando intentaban cruzar la calle.

Según la Ley 22.431 la accesibilidad está definida como la posibilidad de que las personas con movilidad reducida gocen de las adecuadas condiciones de seguridad y autonomía para el desarrollo de sus actividades diarias; sin restricciones originadas por el contexto urbano, arquitectónico o del transporte. Se pueden definir los siguientes tipos de accesibilidad:

•Accesibilidad urbanística (ciudades).
•Accesibilidad arquitectónica (edificios públicos y privados).
•Accesibilidad en el transporte (medios de transporte públicos).
•Accesibilidad en la comunicación (medios y/o los modos en que se transmite la información ya sea individual o colectiva).

Conocer el uso del bastón como apoyo también es esencial para poder ofrecer acompañamiento o ayuda a la persona. Los bastones tienen distintas combinaciones de colores que indican qué tipo de discapacidad poseen quienes los usan.

  • Blanco: discapacidad visual total.
  • Blanco con rojo: discapacidad visual y auditiva.
  • Blanco con verde: discapacidad visual media.

Es necesario mencionar que siempre la primera acción que hay que hacer es consultar a la persona si requiere ayuda. La pregunta, es decir, la palabra, debe anteponerse a la motora; esto significa que no se debe agarrar la mano o el brazo de la persona sin su consentimiento.  Puede ocurrir que la persona esté con su perro guía, en ese caso, no hay que acariciar al animal porque son perros que ya están adiestrados para asistir a sus dueños. Una vez que se deja de ayudar a la persona con discapacidad visual hay que avisarle antes de dejarla sola para que esté al tanto de la situación. Todas las indicaciones deben ser claras como, por ejemplo, detallar si hay que doblar a la izquierda o a la derecha.

Otros aspectos a tener en cuenta para la construcción colectiva de espacios más inclusivos puede ser la señalización podotáctil que advierte la existencia del cruce para peatones o priorizar que el estado del pavimento sea bueno y tenga el ancho suficiente para evitar caídas o tropiezos. Puede indicarse como otro punto necesario que el acceso a las veredas esté libre y con el ancho o rampa acordes.

Mantener las veredas limpias, sin escombros o vehículos como las motociclistas o bicicletas estacionadas, también facilitan una buena circulación de esos espacios al permitir un mayor lugar para desplazarse.

La instalación de semáforos sonoros podría ser otra acción para favorecer la movilidad de las personas con discapacidad visual. El funcionamiento radica en que el semáforo emite sonidos a distintas velocidades: en forma acelerada para indicar la vía libre para el cruce y pausada para el momento de detenerse.

Conocer algunas de las medidas o acciones que cada uno puede implementar ayuda a la construcción de una sociedad más accesible e inclusiva.
 
Dir. Gestión para Personas con Discapacidad – Información de contacto

c2081682

c2081682

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *